Qué es el SOP: conoce todo sobre el síndrome de ovario poliquístico

¿Quieres saber qué es el SOP o síndrome de ovario poliquístico? Básicamente, es una afección común en las mujeres de entre 15 y 45 años. Es decir, mujeres en su etapa fértil.

De hecho, se calcula que a nivel mundial entre el 6 y 10 % de las mujeres de este grupo la padecen. Y solo en México, su prevalencia es de aproximadamente el 6,6 % (Sánchez, 2019; Marchesan et al., 2021). Así pues, sus 3 características principales son:

  • Presencia de quistes en los ovarios.
  • Periodos menstruales irregulares.
  • Niveles elevados de hormonas masculinas (andrógenos).

¿Cuáles son las causas y los factores de riesgo del SOP?

Cuando los científicos estudian qué es el SOP y sus causas, se encuentran con algunos obstáculos. En la actualidad, no es posible determinar un origen concreto para este trastorno. Sin embargo, se sabe que la mayoría de las mujeres con la afección tienen resistencia a la insulina (Zeng et al., 2020).

Además, se ha evidenciado que podría estar relacionado con herencia genética (Khan et al., 2019). Se especula que los andrógenos aumentados y la falta de sensibilidad a la insulina puede ser una de las causas del trastorno.

Por lo tanto, para entender qué es el SOP, los investigadores también han analizado los factores de riesgo que tienen las mujeres para padecer el síndrome. Entre ellos, se han identificado los siguientes:

  • Tener concentraciones elevadas de insulina en la sangre.
  • Tener familiares con antecedentes de SOP.
  • Padecer sobrepeso u obesidad.

Identifica qué es el SOP a través de sus síntomas

Una mujer puede reconocer y sospechar de SOP cuando tiene ciertos síntomas que la orientan al respecto. En el caso de presentar alguno de los siguientes, será imprescindible hacer una consulta médica:

  • Ciclos menstruales irregulares con sangrados abundantes o periodos sin sangrado.
  • Aumento de peso inexplicable (Barber y Franks, 2021).
  • Hirsutismo o crecimiento exagerado de vello.
  • Caída del cabello en la zona frontal y central del cráneo.
  • Acné con una tendencia notoria a la piel grasa.

H3: Los síntomas se confunden con otras enfermedades

Hay una relación muy estrecha entre el SOP y otras enfermedades. Los investigadores no tienen en claro todavía si el síndrome de ovario poliquístico es culpable de las enfermedades que se le asocian o si sucede al revés: que alguna de estas condiciones favorece la aparición del SOP (Kim, 2021).

Las mujeres que viven con este síndrome suelen presentar alteraciones en otros órganos, como la glándula tiroides (Ho et al., 2020). También ya hemos mencionado que el SOP puede ser una de las consecuencias de la obesidad o, quizás, sea la obesidad la que lleve luego al SOP.

El problema de quienes tienen obesidad, SOP y resistencia a la insulina es que poseen un muy elevado riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Además, esto aumenta la posibilidad de padecer hipertensión arterial, lo que podría derivar en problemas del corazón (Macut et al., 2020; Rodgers et al., 2019).

Diagnóstico y tratamiento

Ahora ya sabes qué es el SOP. Por lo tanto, si sospechas que tus síntomas pueden ser compatibles con el síndrome, debes consultar a un profesional. El médico te diagnosticará la condición si tienes al menos 2 de las siguientes 3 características (Bani y Majdi, 2017):

  1. Tus ciclos menstruales no son normales, ya sea por exceso de sangrado o por irregularidad en los tiempos del periodo.
  2. Tienes quistes en los ovarios, lo cual se puede corroborar con un ultrasonido pélvico.
  3. Presentas elevación de la concentración de andrógenos, lo que se puede evidenciar en un análisis hormonal de sangre.

Una vez hecho el diagnóstico, el profesional instaurará un tratamiento farmacológico personalizado. Para regular tus ciclos el médico podría recetarte anticonceptivos orales. También puede que te indique metformina para controlar los niveles de azúcar en sangre y mejorar la resistencia a la insulina.

Una vez que sabes qué es el SOP, puedes prevenirlo

Con el diagnóstico confirmado, el médico te indicará cambios en tus hábitos. Estas modificaciones las puedes aplicar ahora que sabes qué es el SOP. De esta forma, también puedes prevenirlo. Estos cambios consisten en:

  • Ejercicio físico. Esto contribuye a mejorar la sensibilidad de la insulina.
  • Dieta para bajar de peso. Sobre todo con alimentos de bajo índice glucémico (aquellos que no elevan rápidamente los niveles de azúcar en la sangre), priorizando verduras verdes, frutas, cereales integrales y garbanzos.

Cada vez hay más información y nuevas investigaciones sobre el SOP. Con ejercicio y cuidados en la alimentación es posible reducir el riesgo. Pero si ya posees el diagnóstico, no es tarde para aplicar cambios y mejorar tu calidad de vida.

Referencias bibliográficas

Bani Mohammad, M., & Majdi Seghinsara, A. (2017). Polycystic Ovary Syndrome (PCOS), Diagnostic Criteria, and AMH. Asian Pacific journal of cancer prevention: APJCP, 18(1), 17–21. https://doi.org/10.22034/APJCP.2017.18.1.17

Barber, T.M., & Franks, S. (2021). Obesity and polycystic ovary syndrome. Clinical Endocrinology, 95(4), 531-541. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/cen.14421

Khan, M.J., Ullah, A., & Basit, S. (2019). Genetic basis of polycystic ovary syndrome (PCOS): current perspectives. The application of clinical genetics, 12, 249-260. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6935309/

Kim, K.W. (2021). Unravelling Polycystic Ovary Syndrome and Its Comorbidities. Journal of Obesity & Metabolic Syndrome, 30(3), 209-221. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8526288/

Macut, D., Mladenović, V., Bjekić-Macut, J., Livadas, S., Stanojlović, O., Hrnčić, D., … & Andrić, Z. (2020). Hypertension in polycystic ovary syndrome: novel insights. Current hypertension reviews, 16(1), 55-60. https://www.ingentaconnect.com/content/ben/chyr/2020/00000016/00000001/art00011

Marchesan, L.B., Ramos, R.B., & Spritzer, P.M. (2021). Metabolic Features of Women With Polycystic Ovary Syndrome in Latin America: A Systematic Review. Frontiers in endocrinology, 12, 759835. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8562723/

Rodgers, R.J., Avery, J.C., Moore, V.M., Davies, M.J., Azziz, R., Stener-Victorin, E., … & Teede, H.J. (2019). Complex diseases and co-morbidities: polycystic ovary syndrome and type 2 diabetes mellitus. Endocrine Connections, 8(3), 71-75. https://ec.bioscientifica.com/view/journals/ec/aop/ec-18-0502.xml

Sánchez, G.E. (2019). Actualización del manejo de síndrome de ovario poliquístico. Revista Médica Sinergia, 4(12), 322. https://www.medigraphic.com/cgi-bin/new/resumen.cgi?IDARTICULO=90286

Teede, H., Tassone, E.C., Piltonen, T., Malhotra, J., Mol, B.W., Peña, A., … & Misso, M.L. (2019). Effect of the combined oral contraceptive pill and/or metformin in the management of polycystic ovary syndrome: A systematic review with meta‐analyses. Clinical Endocrinology, 91(4), 479-489. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/cen.14013

Zeng, X., Xie, Y. J., Liu, Y.T., Long, S.L., & Mo, Z.C. (2020). Polycystic ovarian syndrome: correlation between hyperandrogenism, insulin resistance and obesity. Clinica Chimica Acta, 502, 214-221. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0009898119321187

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.