Pie diabético: qué es y cómo evitarlo

El pie diabético es una de las complicaciones de la diabetes. Además, representa una de las causas más comunes de osteomielitis y amputaciones (Oliver & Mutluoglu, 2021). Por eso, es importante conocer esta enfermedad en detalle para diagnosticar en fases tempranas e iniciar un tratamiento oportuno. 

¿Qué es el pie diabético?

El pie diabético puede definirse como una alteración clínica de los pies (ulceración, infección o gangrena). A su vez, se encuentra asociada con hiperglicemia mantenida, neuropatía diabética o enfermedad arterial periférica. (Xunta de Galicia, s.f.)

Se estima que su incidencia anual a nivel mundial es de 9,1 a 26,1 millones de personas. Es decir, entre un 15-25% de los pacientes con diabetes mellitus pueden desarrollarla (Oliver & Mutluoglu, 2021). Ahora bien, respecto a México, se sabe que para el 2020 el 75% de los pacientes amputados tuvieron una úlcera crónica. Y, en quienes presentan una úlcera, se cuenta un aumento del 4-10% en morbimortalidad (Reynoso et al., 2020).

Fisiopatología

Las úlceras en los pies de los pacientes con diabetes son multicausales. Sin embargo, se ha identificado como mecanismos principales: 

  • Neuropatía
  • Enfermedad arterial periférica (EAP)
  • Y la alteración en la cicatrización

La neuropatía provoca que se pierda la sensibilidad de los pies y también puede dar origen a deformidades. Esto termina por alterar la biomecánica del pie y la forma como este distribuye la carga; lo que produce un engrosamiento epidérmico o callo, que, a su vez, puede causar una hemorragia subcutánea y la formación de la úlcera en el pie (Farooque et al., 2020; IWDGF, 2019; Oliver & Mutluoglu, 2021).

Por otra parte, la EAP produce una disminución del riego sanguíneo en los miembros inferiores. Como consecuencia de la isquemia puede aparecer una úlcera o perpetuarse la úlcera neuropática. Hay que recordar que la EAP produce por sí misma lesión en el tejido y favorece al retardo en la cicatrización (Farooque et al., 2020; IWDGF, 2019; Oliver & Mutluoglu, 2021).

Además, las personas con diabetes tienen cierto grado de disfunción celular, lo que altera la cicatrización. Así que, una vez que se instaura el pie diabético el proceso de cicatrización es lento y difícil (COLPEDIS, 2019).

Factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad

La enfermedad arterial periférica y la neuropatía son los principales factores de riesgo del pie diabético. No obstante, existen otras condiciones que también predisponen a la formación de úlceras (ADA, 2022): 

  • Deformidad en los pies o los dedos
  • Un callo pre ulcerante
  • Antecedente de úlcera en el pie o amputación
  • Un pobre control glucémico
  • Discapacidad visual o enfermedad renal crónica asociada a la diabetes
  • Fumadores

Clasificación del pie diabético

La clasificación más usada para evaluar el pie diabético es la de Meggitt-Wagner. En esta se describen cinco grados de severidad de las úlceras (Farooque et al., 2020):

  • Grado 0. Existe un pie con alto riesgo de ulcerarse. Puede haber deformidades (dedos en garra o cabezas de metatarsianos prominentes), callos gruesos o celulitis
  • Grado 1. Hay úlceras superficiales, pero solo afectan a la piel
  • Grado 2. Existen úlceras profundas. La lesión involucra la piel y ligamentos, pero sin llegar afectar el hueso; además, está infectada 
  • Grado 3. Hay úlceras profundas en conjunto con un absceso, osteomielitis o sepsis
  • Grado 4. Se evidencia gangrena limitada a una parte del pie que puede ser el talón, la planta o los dedos
  • Grado 5. Hay gangrena extensa que abarca todo el pie

Diagnóstico y tratamiento

La inspección del pie y la úlcera, en conjunto con el antecedente de diabetes suele ser suficiente para diagnosticar el pie diabético. No obstante, se debe evaluar la reducción en los pulsos del pie o indicar una Ecografía Doppler para descarte de EAP (IWDGF, 2019).

Asimismo, es recomendable realizar la evaluación de sensibilidad (con monofilamento de Semmes-Weinstein de 10 g o diapasón 128Hz). Esto para identificar si existe una neuropatía (IWDGF, 2019).

Las bases del tratamiento  

El tratamiento del pie diabético debe ser integral y requiere de la participacióndeun equipo multidisciplinario de profesionales. Tal es el caso de podólogos, endocrinólogos, infectólogos y cirujanos cardiovasculares (Oliver & Mutluoglu, 2021).

En líneas generales, se requiere el tratamiento local de la herida, estimulando la cicatrización y del control metabólico. Para la úlcera se puede (COLPEDIS, 2019):

  • Desbridar el área necrótica y el callo alrededor  
  • Controlar el edema
  • Indicar antibióticos en caso de infección, previo cultivo y antibiograma
  • Tratamiento quirúrgico en caso de ser necesario; por ejemplo, para revascularización o amputación
  • Realizar terapia en cámara hiperbárica

Cuando el paciente aún no presenta una úlcera, pero si tiene factores de riesgo se sugiere el uso de calzado terapéutico (ADA, 2022).

Además del tratamiento directo de la úlcera también es importante garantizar un buen control glucémico. Para esto el paciente necesita, en primera instancia, hacer el automonitoreo de sus niveles de glucosa sanguínea con un glucómetro. Además, llevar un estilo de vida saludable y seguir a cabalidad el tratamiento para la diabetes indicado por su médico (INCMNSZ; 2021).

La evidencia sugiere que existe una correlación entre las altas cifras de HbA1C y el grado de severidad de la úlcera, según Wagner (Farooque et al., 2020). Por lo que, controlar las cifras de glicemia —y la diabetes en general—, es fundamental para la prevención y tratamiento del pie diabético.

Complicaciones

Si la úlcera no es tratada a tiempo puede dar origen a  complicaciones como (Oliver & Mutluoglu, 2021):

  • Infecciones
  • Gangrena
  • Amputación parcial o total de miembros inferiores

 Origen a complicaciones como:

El cuidado de los pies como prevención

El cuidado de los pies es una de las medidas de prevención del pie diabético. La ADA (2022) establece algunas recomendaciones básicas:

  • Evaluación médica integral de los pies al menos una vez por año
  • Uso del calzado terapéutico especializado en personas de riesgo. Aquellos con neuropatía grave, deformidades en los pies, ulceras, callos o antecedentes de amputación
  • Evaluación vascular de pacientes con disminución de pulsos en miembros inferiores y/o síntomas sugestivos de enfermedad arterial periférica

Es importante destacar que la mejor medida de prevención es el mantener las cifras de glicemia en niveles normales. Para eso, resulta esencial que el paciente lleve un automonitoreo en casa. Esto le permitirá llevar el control de la diabetes y ayudar a identificar la necesidad de cambios en el tratamiento o estilo de vida. ADA (2022).

Asimismo, se recomienda al paciente seguir algunas medidas de higiene para prevenir el pie diabético. Como, por ejemplo (INCMNSZ; 2021):

  • Revisar los pies diariamente
  • Lavar los pies a diario con un jabón neutro
  • Secar muy bien después del baño, haciendo énfasis entre los dedos
  • Aplicar crema hidratante cada día, evitando colocarla entre los dedos
  • Usar un calzado adecuado que no lastime y calcetines de algodón
  • Evitar caminar descalzo

El pie diabético es una de las complicaciones crónicas de la diabetes. Existen muchas causas que pueden dar origen a este problema, principalmente la neuropatía, enfermedad arterial periférica y el retardo en la cicatrización. No obstante, puede prevenirse a través de una rutina de cuidado de los pies y el automonitoreo de la diabetes . Y, en caso contrario, puede tratarse de forma oportuna para prevenir infecciones o amputaciones.


Bibliografía

American Diabetes Association. (2022). 12. Retinopathy, Neuropathy, and Foot Care: Standards of Medical Care in Diabetes—2022. Diabetes Care, 45, sup.1, S185–S194. https://doi.org/10.2337/dc22-S012

COLPEDIS y Federación diabetológica colombiana. (2019). Guías colombianas para la prevención, diagnóstico y tratamiento del pie diabético. Fusande. https://fusande.com/wp-content/uploads/2019/02/GUIA-COLOMBIANA-PIE-DIABETICO-2019.pdf

Farooque, U., Lohano, A. K., Hussain Rind, S., Rind, M. S., Sr, Karimi, S., Jaan, A., Yasmin, F., & Cheema, O. (2020, 15 de julio). Correlation of Hemoglobin A1c With Wagner Classification in Patients With Diabetic Foot. Cureus12(7), e9199. https://doi.org/10.7759/cureus.9199

Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ). (2021). Guía rápida para la prevención del pie diabético. Incmnsz.mx. https://www.incmnsz.mx/2021/Guia-rapida-prevencion-pie.pdf

IWDGF. (2019). Guías del IWGDF para la prevención y el manejo de la enfermedad de pie diabético. Iwgdfguidelines. https://iwgdfguidelines.org/wp-content/uploads/2020/03/IWGDF-Guidelines-2019_Spanish.pdf

Oliver TI, Mutluoglu M. (2021, 19 de Agosto). Diabetic Foot Ulcer. StatPearls. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK537328/

Reynoso I., Hernandez R., Nieves E. (4 de julio del 2020). Prevalencia y características clínicas del pie diabético en fase pre-ulcerosa en pacientes con diabetes mellitus adscritos a una unidad médica de primer nivel de atención. Revistamedica. Disponible en: https://revistamedica.com/prevalencia-clinica-pie-diabetico/

Torres A., Ruben C., Torres J., Miranda O., Catrip J., & Hinojosa C. (2021, 23 de agosto). Estado actual, costos económicos y sociales del pie diabético y las amputaciones en la población mexicana. Revista mexicana de angiología48(2), 53-64. https://doi.org/10.24875/rma.20000019

Xunta de Galicia (s.f.). Definición de ulceras de pie diabético.  ulcerasfora.sergas.gal. Disponible en: https://ulcerasfora.sergas.gal/Informacion/Definici%C3%B3n–P%C3%A9-diab%C3%A9tico?idioma=es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.